Ir al contenido principal

Bizcocho de chocholate

Pasta Choux

La pasta choux es una masa escaldada, relativamente sencilla de elaborar, y se prepara en dos tiempos: primero al fuego y luego en el horno. Con ella se hacen buñuelos de viento, petit choux y tarta Saint Honoré. Las cantidades reseñadas en esta receta proporcionan una buena cantidad de masa; el sobrante se puede guardar en la nevera dentro de un recipiente herméticamente cerrado o bien congelarse.

¿Cómo cocinar la pasta choux?


Hervir el agua, la leche, una pizca de sal y la mantequilla hasta fundirla. Añadir de golpe la harina -previamente tamizada, y remover constantemente con una espátula sin retirar del fuego hasta que la masa deje de pegarse a las paredes de la cazuela. Retirar del fuego y esperar a que se quede templada.

Incorporar los huevos de uno en uno mezclándolos lentamente al principio y con más energía a partir del cuarto. Dejar de añadir huevos cuando al coger un poco de masa con la punta de la espátula se forme un pico más bien consistente.

Rellenar una manga pastelera, poner la boquilla adecuada y formar las piezas deseadas. Disponerlas sobre una bandeja previamente engrasada con mantequilla y un poco de azúcar.

Hornear, en el horno precalentado a 210 grados, hasta que la pasta haya tomado un color ligeramente tostado. sin abrir nunca la puerta del horno antes de que acabe la cocción.

Características:


  • Dificultad choux: media 
  • preparación: 50 minutos
  • calorías: alto
  • precio: intermedio

Ingredientes de la pasta choux


  • Entre 6 y 8 huevos 
  • 250 g de leche 
  • 250 g de agua 
  • 300 g de harina floja 
  • 150 g de mantequilla 
  • Azúcar 
  • Sal 
  • 1 cucharada sopera de mantequilla para engrasar

Consejos para receta similar

Buñuelos: Friendo pequeñas porciones de masa en una sartén con aceite bastante ce obtienen buñuelos de viento; cuando se sacan, hay que dejar que escurra bien el aceite debe ser neutro y estar muy limpio).

Comida Vegana

La comida vegana y los platos veganos no son menos sabrosos y variados en términos del número de productos que la carne o el pescado.

Los huevos, la carne, la leche y otros productos animales reemplazan el menú vegano con verduras y nueces frescas, cereales, condimentos e incluso algas. Mediante el uso de una gran cantidad de verduras y aceites vegetales, los platos magros son beneficiosos para el cuerpo. Puede servirlos fríos o calientes, y para algunas recetas, el tratamiento térmico no es necesario en absoluto. Hay una gran cantidad de platos dulces y postres en la ración de veganos: galletas, pasteles de zanahoria, dátiles y dulces de higo, pasta de nuez dulce e incluso chocolate especial de algarroba (que sabe tan bien como siempre). Los platos calientes de las recetas veganas se calientan bien en climas fríos y saturan el cuerpo durante mucho tiempo.